POLITICA DE SOSTENIBILIDAD

POLITICA DE SOSTENIBILIDAD

Nuestro equipo humano cuenta con un amplio conocimiento y experiencia en el área de turismo, no obstante y con la finalidad de mantener siempre actualizados realizamos capacitaciones continuas en los distintos campos. Para garantizar la calidad de nuestros productos y servicios realizamos una cuidadosa selección de los proveedores y actividades que apliquen y promuevan las buenas prácticas establecidas para el desarrollo del turismo sostenible.

 

OBJETIVOS DE SOSTENIBILIDAD

  • Conservar el medio ambiente, la cultura, patrimonio y tradición del destino.
  • Apoyar diversos proyectos locales por su carácter ecológico y/o sociocultural, mediante su inclusión en nuestras negociaciones de productos y servicios.
  • Mantener a nuestro personal actualizado a través de la realización de capacitaciones continuas en distintos campos.
  • Garantizar la calidad de nuestros productos y servicios.
  • Seleccionar proveedores que promuevan las buenas prácticas para el desarrollo del turismo sostenible.

POLITICA DE SOSTENIBILIDAD EN BUCEO

Vamos a explorar la relación entre buceo y medio ambiente desde una óptica individual, y para ello, tal vez lo mejor sea pasar revista sistemática a todas aquellas formas en que el buceo afecta al medio natural. Nos vamos a referir solo a los efectos más directos. Los efectos indirectos son más difíciles de determinar, si bien toda aquella persona que desee considerarse a si misma como respetuosa con el medio no los puede dejar de lado.

 

IMPACTOS DEL BUCEO SOBRE EL MEDIO MARINO
Es posible diferenciar dos grandes grupos de impactos: los producidos durante la inmersión y los que tienen su origen fuera del agua.

 

 

DURANTE LA INMERSION

 

Recolección de ejemplares
Es muy común la costumbre de recoger ejemplares de determinadas especies a modo de recuerdo o trofeo durante la inmersión. Por lo general, las especies recolectadas son aquellas de gran tamaño, facilidad de conservación y carácter emblemático del mundo submarino: Animales de esqueleto calcificado (gorgonias, corales…) y grandes moluscos (nacras y caracolas). Por sus propias características, son especies de crecimiento lento. A modo de ejemplo, se puede estimar que una gorgonia crece aproximadamente 1 cm al año, por lo cual es fácil entender el efecto negativo que supone su recolección.

 

 

Pesca furtiva
Dentro de este apartado se incluye la recolección y captura de ejemplares con fines “gastronómicos” o incluso comerciales. Una posibilidad aún más grave, por lo que tiene de antideportivo, es la pesca submarina utilizando equipos de buceo autónomo. Esta actividad es probablemente la más nociva de todas, por su carácter voluntario y premeditado, así como por su clara transgresión de la legislación vigente.

 

 

Agresiones involuntarias
Este apartado se refiere a los daños causados en los ecosistemas submarinos por la falta de pericia o la desidia de los buceadores. Las especies de crecimiento lento y esqueleto calcificado son una vez más las principalmente afectadas. Los aleteos descontrolados y el desplazarse apoyando nuestro peso sobre el fondo marino, causan graves daños a este tipo de organismos.

 

También es frecuente el levantar las piedras del fondo marino para observar las especies que habitan bajo ellas. El no devolverlas a su posición original implica la muerte de los organismos que viven en su cara superior y la de aquellos que ocupan su cara inferior. Es fácil comprender que se trata de especies adaptadas a condiciones ambientales muy diferentes, y que una alteración tan radical de su hábitat lleva aparejada su desaparición.

 

En general, el molestar a los animales marinos, alterando su comportamiento natural, es también una forma de agresión, cuyas consecuencias son difíciles de valorar. Muchas especies son territoriales o dependen de un refugio para su supervivencia, y nuestra curiosidad les puede costar muy cara.

 

 

Alimentación (feeding)
Ofrecer alimento a los peces es una práctica habitual de los escafandristas, pues permite en ocasiones una mayor aproximación a las especies de gran tamaño, además de constituir muchas veces el propio objetivo de la inmersión. Aparentemente, y así ha sido considerada durante mucho tiempo, se trata de una actividad inocua para el medio marino. Esto es así cuando se realiza en forma esporádica, pero su práctica continuada sobre el mismo punto de inmersión, ocasiona alteraciones en el comportamiento de las especies afectadas que repercuten incluso en el equilibrio natural del ecosistema. Por supuesto, es obvio que si el alimento que se ofrece a los peces procede del mismo mar, como por ejemplo los erizos, nos hallamos ante un comportamiento mucho más perjudicial.

 

 

FUERA DEL AGUA

 

Problemas con el fondeo
El efecto de las anclas sobre el fondo marino puede ser altamente perjudicial en función de la sensibilidad del ecosistema submarino y de la frecuencia con la que se fondee sobre el. En este sentido, los lugares más sensibles son las praderas de posidonias y los fondos rocosos donde habitan las gorgonias y otros organismos similares.

 

 

Derrame de combustible
A pesar de la espectacularidad de las mareas negras, la mayor parte de los hidrocarburos presentes en el medio marino tienen su origen en lo que eufemísticamente se denominan “negligencias operativas”, es decir, derrames ocasionados durante las operaciones de carga de combustible, limpieza y funcionamiento de los motores marinos. Ciertamente, solo un pequeño porcentaje de esta cantidad puede ser imputada a las embarcaciones deportivas, pero esto no impide que en determinados puntos de la costa, en puertos y bahías cerradas, las persistentes manchas de combustible que se extienden como una fina película sobre la superficie del agua, tengan este origen. No vamos a hablar aquí de los efectos de estas sustancias sobre el medio marino, pero si queremos insistir en la necesidad de aplicar todas las medidas a nuestro alcance para limitar este tipo de polución.

 

 

Vertido de basuras y desperdicios
Tradicionalmente, el mar ha sido considerado como el gran vertedero final de los residuos ocasionados por las actividades humanas. En este contexto, y puesto que las aguas litorales reciben los contaminantes de todo tipo originados en las ciudades y la industria, no tenía nada de sorprendente la costumbre de arrojar por la borda todos los desperdicios y basuras generados a bordo de la embarcación. Esta filosofía es errónea. La capacidad del mar para aceptar y asimilar residuos es limitada, y los efectos de los polucionantes sobre el medio marino, tarde o temprano, repercuten sobre nosotros. Una vez más, podemos señalar que la aportación de las embarcaciones de los escafandristas es muy pequeña en relación con el total de los vertidos al mar. Sin embargo, no se trata de una cuestión de cantidades, sino de principios. No cuesta mucho el guardar toda la basura y depositarla en una papelera al llegar a puerto. Especialmente peligrosos son algunos tipos concretos de residuos, como los plásticos, por su capacidad de permanencia en el medio marino. Así mismo, son muy dañinos para determinadas especies. Las bolsas de plástico son a menudo confundidas con medusas por las tortugas de mar, y tras su ingestión, provocan con mucha frecuencia la muerte de estos animales, que por otra parte, se hallan en grave peligro de extinción. Los anillos de plástico que sujetan los lotes de latas o botellas de refresco ocasionan un efecto similar, pero sobre algunas aves marinas, que quedan enganchadas en ellos.

 

Navegación inadecuada 
Para cerrar este apartado, queremos mencionar de forma muy breve el efecto nocivo de la navegación a gran velocidad sobre aguas someras, que se traduce en ruidos y vibraciones que alteran el medio natural de muchas especies litorales y favorecen su desaparición o la alteración de su comportamiento.

 

Además, los atropellos de buceadores y bañistas son cada año más frecuentes. Podemos contribuir a evitarlos tanto dentro como fuera del agua: Si vamos a bucear llevaremos una boya de señalización. Si vamos en un embarcación, navegaremos a velocidad moderada y con toda nuestra atención en lo que tenemos por delante.

 

 

LA IMPORTANCIA DE UN  COMPORTAMIENTO CORRECTO

En los apartados anteriores se ha hecho un rápido repaso a las formas en que la práctica del escafandrismo incide en la conservación de los ecosistemas submarinos. ¿Cuáles son los motivos para fomentar un correcto comportamiento del escafandrista en su relación con el medio ambiente?

  • Un motivo de tipo personal, pues todos somos responsables en la medida de nuestras posibilidades de la conservación del patrimonio natural, un legado que tenemos la obligación de preservar para las generaciones venideras.
  • Un motivo deportivo, pues los buceadores son el colectivo que más intensamente vive su relación con el mar, y es por lo tanto el más interesado en el mantenimiento de sus condiciones naturales, la riqueza de los fondos que visita y la calidad del agua en que se sumerge.
  • Un motivo de imagen, pues debería ser un objetivo común a todos los practicantes de las actividades subacuáticas el ofrecer al resto de la sociedad la verdadera imagen de nuestro deporte, altamente respetuoso con el medio en que se desarrolla.

 

 

ALGUNAS BUENAS IDEAS

  • Cuida los fondos donde te sumerges.
  • Perfecciona tu técnica de buceo. Domina el control de la flotabilidad y controla tu aleteo.
  • Respeta la fauna y la flora. Llévate solo las fotos, para que el próximo buceador pueda también disfrutar de la inmersión.
  • Da en todo momento ejemplo de un comportamiento correcto.
  • Muéstrate crítico con las actuaciones dañinas o antideportivas.
  • Conoce a las especies vegetales y animales más importantes de la zona donde buceas, así como el funcionamiento general del ecosistema en el que habitan.
  • Piensa que todo el planeta es un solo ecosistema. Lo que hagas en tierra repercute en el mar.
  • Se consciente de tu papel y obra en consecuencia.

Tiempo de Fondo

  •   CARRERA 43 A # 17 - 106 OFIC 702, EDIFICIO LATITUDE, MEDELLIN, ANTIOQUIA

  •    Telefono: (574) 4447584

  •    Mail: info@tiempodefondo.co

Contactanos





En desarrollo de las leyes 879 de 2001 y 1336 de 2009 y ley 17 de 1981, se rechaza el turismo sexual, y demás formas de abuso sexual a menores de edad, se castiga y se previene atentar contra las especies animales y el tráfico de las mismas.


© Copyright 2018 by Tiempo de Fondo Desarrollado por Geektoys